El estado de la conexión por Fibra Óptica en España

Todos conocemos la importancia de contar con una buena red de fibra óptica en los centros de trabajo donde diariamente manejamos millones de bytes. 

La pandemia actual, en la que aun estamos inmersos, ha cambiado la forma de trabajar. Las empresas han apostado fuerte por el teletrabajo lo cual ha hecho que se muestren algunas de las carencias de España en el ámbito de las telecomunicaciones, ya que ha quedado demostrado que nuestras viviendas no estaban adaptadas a manejar tanto volumen de datos.

Esta nueva forma de trabajar ha demostrado la imperiosa necesidad tanto de implementaciones y mejoras en las redes de telecomunicaciones como de creación e instalación de nuevas redes de fibra óptica, sustituyendo las redes de cobre de los núcleos de población más pequeños, que nos permitan una mejor comunicación y trasiego de datos de una forma mucho más eficaz y ecológica.

Por suerte no sólo somos las empresas las que abogamos por la sustitución de líneas de cobre antiguas por nuevas redes de fibra óptica, sino que las administraciones europeas, gobiernos y las administraciones locales están cada vez más implicadas en esta transformación digital, introduciendo programas a nivel nacional para la expansión de la fibra óptica, prestando mucha atención a la interconexión entre países.

Y es que el sector de las telecomunicaciones, en el que desarrollamos nuestra actividad, va a desempeñar un papel fundamental en la capacidad de España y de Europa para que la UE sea capaz de cumplir sus objetivos de comunicación y sostenibilidad remodelando por completo la forma de vida, comunicaciones y negocios de todos los europeos.

¿QUÉ TECNOLOGÍAS DE FIBRA SE USAN EN ESPAÑA?

En España contamos con dos formas de conectarnos a la fibra óptica las redes FTTH y las HFC. 

La tecnología FTTH (Fiber To The Home) consiste en llevar el cable de fibra óptica hasta el interior de la sala, la oficina o el hogar y conectarnos directamente, lo cual nos ofrece redes inmunes a las interferencias y con velocidades muy altas, pero más costosas que permiten trabajar de un modo más eficaz y sin interferencias.

El modo HFC (Hybrid Fiber Coaxial) lleva el cable de fibra hasta 

un nodo cercano a un núcleo de viviendas y desde allí entra en cada uno de los hogares utilizando un cable coaxial. Este tipo de conexión permite una instalación resistente y económica pero que puede tener más interferencias o la velocidad puede ser más baja.

¿CON QUÉ COBERTURA CONTAMOS EN ESPAÑA?

Los datos publicados en 2019 en España, por la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, hablaban de 59,4 millones de accesos a redes de nueva generación, considerando éstas como las que son capaces de ofrecer una velocidad de 30 Mbps o mayor.

La tecnología más extendida es la FTTH con más de 48 millones de accesos, mientras que el HFC contaba con un total de aproximadamente 10 millones de accesos instalados. 

Según los datos presentados por el FTTH Council Europe revelan que en la Unión Europea contaba con 182,6 millones de hogares conectados a la fibra óptica en Septiembre de 2020, lo cual es un aumento bastante significativo si lo comparamos con los 172 millones de Septiembre de 2019.

Esta subida en el número de conexiones la encabezó Francia con 2,8 millones de nuevas suscripciones, mientras que España logro una meritoria tercera plaza con casi 1,5 millones de enganches.

Como se desprende del análisis de estas cifras, en las grandes ciudades es fácil, lograr que sus habitantes cuenten con conexiones de fibra óptica de gran velocidad, sin embargo los núcleos de población más pequeños o alejados de estas grandes ciudades si que tienen más problemas y se hace  necesario dotarlos tecnológicamente, para que de esta manera puedan ofrecer muchas más posibilidades a sus habitantes, incluso permitir el asentamiento de nuevas familias.

ESTAMOS POR ENCIMA DE LA MEDIA EUROPEA.

Con este tercer puesto en nuevas conexiones de fibra óptica hemos conseguido colocarnos como el segundo país de la Unión Europea con mejores servicios públicos digitales y el quinto mejor en conectividad, según ha publicado recientemente la Comisión Europea. 

Para esta clasificación se han estudiado varios indicadores como son la conectividad, la integración de la tecnología digital, servicios públicos digitales, capital humano y uso de Internet.

¿QUÉ ESPERAMOS DEL FUTURO? 

Se espera contar con cobertura total en 2024 salvo en muy contadas zonas o en lugares remotos. Para ello los diferentes operadores, además de hacer sus propias inversiones, contarán con la colaboración gubernamental a través de las ayudas económicas previstas en el programa 300*100 y que los permitirá llevar fibra 300 Mbps al mayor número de núcleos de población que sea posible y de 100 Mbps a aquellos que por las circunstancias de geográficas se tarde un tiempo más, sin pasar de la fecha límite de 2024.

En #ADCtelecom puedes encontrar más información sobre nuestros servicios relacionados con el sector de las comunicaciones

Síguenos en las redes sociales: